CÁLZAME LA NOCHE

Nunca entenderé al príncipe de la Cenicienta. Un tipo que rinde su reino a los pies de la primera muchacha a la que cuadra un zapatito de cristal. Qué pasa si se equivoca. Y lo que en verdad importa, qué pasaría por la cabeza de las otras muchachas del cuento al saber que durante un instante tuvieron el destino de sus vidas en la punta de un pie.
Es posible que en el mundo real también ocurran estas cosas. Que un día, acaso sin darnos cuenta, perdamos la ocasión de ser princesas sólo porque nuestro pie no estuvo a la altura. Y quien dice un pie dice una persona, una región, un país. De la Roja, por ejemplo, lo que nos enorgullece es que al menos para esa danza acompasada del fútbol ha refinado los pies hasta salir del baile convertida en princesa bajo la mirada envidiosa de las demás naciones.
En Extremadura, el baile en el cual las otras damas del Reino nos examinan con sus ojos de viejas princesas resabiadas se celebra durante el Festival de Teatro Clásico de Mérida. Se le toma medida a nuestra red de transportes, a nuestros hoteles y hosteleros, pero también a nuestra cortesía, a ese refinamiento y esa sensibilidad gozosa que se le presupone a toda mayoría de edad. Nuestro Festival de Teatro Clásico es el más importante de su género. Es nuestro zapato de cristal. 
El que compra una entrada está comprando un código por el cual se descifran los misterios del pasado en el lenguaje y el ritmo del presente. Está ratificando su apoyo a la excelencia. Por eso importa tanto que las gradas se llenen cada noche, para que no pierda sentido ni languidezca hasta desaparecer. De otro modo, saldríamos del baile convertidos de nuevo en la Cenicienta desaliñada que un día fuimos. Hay que ir al teatro. A rendirnos a la magia, a vestirnos de largo, a calzarnos la noche.
Publicado el

3 thoughts on “CÁLZAME LA NOCHE

  1. Princesas, reales, somos TODAS LAS MUJERES Y PRÍNCIPES LOS HOMBRES TODOS.
    La magia de unos cuantos seres, con el poder de crear una ilusión con las arteS que en su mano estén.
    La puñetera crisis nos lleva a admistrar nuestro dinero,escaso,de manera errónea con ropas que no necesitamos o con comidas en restaurantes sin pensar en el poible gran ahorro de hacerlo en casa con amigos sin necesidad de reservas con manjares con los que te relames los "deos" en casa y que escuece menos a los bolsillos….todo para ahorrar un dinerillo y no perderse esa magia, al menos una noche, no tener derecho a quejarme de esa falta de el gran genero que es NUESTRO TEATRO… Carol

  2. Magnífica crónica de la realidad cultural. Extremadura necesita voceros como tú que, cual Hermes, trasmita lo que hay para que, en el panorama nacional, no aparezcamos con el electroencefalograma plano. Un abrazote paisano.
    Seguimos en la brecha.

  3. En realidad, esta columna no es más que un canto de apoyo y admiración hacia el talento. El de los artistas y el de los empresarios que arriesgan y los apoyan.
    Músicos, cantantes, pintores, escritores, actores, escultores, qué se yo, todos esos tipos que nos hacen la vida más agradable, más comprensible, que nos la enfrentan, y la vuelven más tierna y humana. A ellos está estrangulando la crisis con especial saña. Y ahora que la Administración se desentiende, es de agradecer que compañías privadas se hagan cargo de este tipo de Festivales y le continúen insuflando energías.
    Por eso quería dedicarles unas líneas. Una manera como cualquier otra de animar a mis amigos a apoyar con su asistencia al teatro y hacer que la fiesta no decaiga. Que hay que ayudar a los artistas y a los que ayudan a los artistas, porque a los otros, a los banqueros, por ejemplo, a los que nos han llevado a este agujero sin arte ni luz, ya se les ayuda sin nuestro consentimiento ni nuestra bendición.
    Gracias Tino, Carol por vuestras palabras. Y a todos los que os pasáis por aquí.

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE