DE CORAZÓN TE LO DIGO

Yo tenía un corazón pacífico y tierno al que las otras vísceras llamaban cursi a sus espaldas.  Las tripas, sin embargo, siempre las tuve belicosas. Si en su presencia alguien hablaba de la monarquía, pongamos por caso, del rescate a los bancos, de esta inaudita rapidez con la que la justicia actúa contra los escraches, de la arrogancia de los corruptos, en fin, de esa forma de darle la vuelta a las palabras para convertir lo mío en tuyo y lo tuyo en derecho constitucional a la propiedad privada, ahí estaban mis tripas revolviéndose como una culebra. Era mi corazón el que mediaba. Las cosas mejorarán, decía. Gracias a él, en lugar de una faca, clavaba sobre el otro una sonrisa conciliadora.
Hippy. Timorato. Perroflauta, le llamaban el hígado y los riñones. ¿Es que no ves lo que pasa a tu alrededor?, le preguntaban los ojos. Y mi corazón, aunque vive de prestado en un agujero entre mi pecho y mi espalda, se ponía en plan caballero de posibles, empeñado en ver el vaso siempre medio lleno.
De toda la comunidad de vecinos, llegó un momento en que sólo el cerebro le dirigía la palabra. Vamos a ver, alma de cántaro, le dijo un día, yo estoy en contra de cualquier tipo de violencia, pero, de las formas de violencia imaginables, la que más detesto es la del indiferente. Entre el cafre que insulta escondido en la multitud y el que roba escondido en la impunidad de un cargo público, me quedo con mi derecho a arrancarle a la justicia la venda de los ojos, a dentelladas si es preciso. Y mi corazón, que no es de piedra, se pasó al bando de los belicosos. Yo hay días en que añoro aquel corazón tan tierno. Entonces, mis tripas, tan poco sentimentales, me gritan: cuando se vaya del aire este olor a podrido, tiempo tendrás de volver a tu corazón y a tus asuntos.  
  
Publicado el

3 thoughts on “DE CORAZÓN TE LO DIGO

  1. Hola. Me ha encnatado. Lo has bordado. te sigo desde hace mucho tiempo y nos suelo hacer comentaerios, pero hoy he dicho, toca, que este tipo escribe muy bien. Gracias.

  2. “Hacer de tripas corazón” es la actitud del españolito medio, llámese así al español que se encuentra en la media de todo ,sueldo medio, hipoteca media y derechos medios a la justicia imparcial .Esa ha sido y sigue siendo nuestra principal seña de identidad ,ese carácter tan arraigado que bebe directamente de las fuentes más antiguas de nuestra civilización mediterránea .Y nos sentimos herederos de aquello que llamamos institucionalización política ,legislativa y judicial y así nos fue, nos ha ido y nos sigue yendo. Debimos de dedicar más tiempo a nuestro corazón ,pero sin embargo, decidimos apaciguar los instintos más primarios de nuestras tripas ,llámese “estómago mediterráneo” . Y hemos vivido en el Estado de bienestar autonómico , de las rentas y concesiones que nuestros legisladores omnipotentes omnipensantes y omnipresentes ,esto último entiéndase “ad litera” porque se han perpetuado en el tiempo .Como dicen en mi pueblo ,” come ,come hijo mío que de lo tuyo comes “.Hemos sacudido las tripas y dejado el corazón a un lado ,aguantando el populismo empalagoso, el caciquismo más recalcitrante la verbena de la corrupción y la picaresca cervantina ,tirando del carro de esta pesada carga que supone ser joven en una España tan vieja .
    Antes por antes y ahora por ahora yo digo “ viscera sana in cord sano “
    Gracias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE