DESEO, LUEGO EXISTO

L’erudit
Frotando que te frota unos zapatos viejos, me salió de su interior un genio de los de turbante en ristre y barba cumplida. Yo creí que estos prodigios se daban solo en las lámparas de los cuentos y cuando se lo hice saber me dijo que si empezábamos con prejuicios se volvía por donde había venido, y aquí paz y mañana gloria. Excusé mi yerro y rogué que comenzara cuanto antes con el rito de los tres deseos. Y ahí fue donde me explicó que para lo de los tres deseos llegaba tarde, que le habían confiscado los poderes para rescatar a los genios de zapatos castellanos y a los de marcas de lujo, y que, entre los recortes de Rajoy y que él era genio de una medio alpargata obrera, podía, con mucho, concederme un solo deseo, y eso firmando un recibí y corriendo yo con los costes del IVA y el seguro médico.
Maldita sea mi suerte. Maldita época en que hasta las ilusiones se podan. Pero como hay un tiempo para las lágrimas y otro para la acción, me centré en acertar con el deseo apropiado. Ya me dirán ustedes qué se pide en caso tan extremo. Pensé en pedirle inspiración para no escribir más sobre políticos y sus apaños. Que se jodan. Pensé en pedirle corazón para que los años no oxiden mi ternura por los músicos callejeros. Talento para hacer la vida más amable a quienes me rodean. Paciencia para sobrellevar mis manías y templanza para las ajenas. Que mantenga engrasado hasta el final mi músculo del humor. Que no me deje caer en la indiferencia.
Pero saben qué, no pedí nada. Guardé el deseo para mí, porque son tiempos en los que el que tiene una ilusión tiene un tesoro. Porque nos están podando la esperanza hasta hacer de nuestro corazón un bonsai de plástico, y eso no se arregla con un genio sino con miles de voces exigiendo en la calle un unánime deseo. 
Publicado el

8 thoughts on “DESEO, LUEGO EXISTO

  1. Gracias Ramón. Intento que el desánimo no empape mis escritos. Que estos tiempos de grisura no nos enturbien el humor ni coarten nuestra inteligencia. Un abrazo. Tenemos pendiente un encuentro.

  2. Lindo, lindo, lindo. Me ha estremecido. Gracias Florián.
    Me gusta mucho cómo escribes. No suelo hacer comentarios pero que lo sepas. Tu escritura es bellísima.

  3. Me suscribo totalmente al comentario de Ramon.
    Muy bueno en todo. Al menos, todavía podemos emocionarnos, que ya es mucho.

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE