EL CLÁSICO TIKI TAKA

Imagine usted el cuadro. Final de la Copa de Naciones. Sobre el terreno, el Atlético Club Persa, capitaneado por el imbatido Jerjes I, un Mourinho con calzas y arandelas. Al otro lado, la escuadra griega, unos advenedizos que tienen como pichichis a Temístocles y Euribíades, dos canteranos. Lo único a su favor es que juegan en casa, en el estrecho estadio de Salamina.
El árbitro hace sonar el silbato.  Los de Jerjes ruedan el esférico. Hasta ahora, los persas no han perdido ni en los entrenamientos. Y nada presagia hoy distinto desenlace. Ochocientas naves de Jerjes contra trescientas de la escuadra griega. Pan comido. Aunque en el fútbol no hay enemigo pequeño.
Los persas, acostumbrados a jugar en estadios superlativos, se apelotonan en el centro de este campo de regional preferente. La armada griega aprovecha para hacerse con el control de la pelota y meten el primer tanto. Gol. El público ruge. Jerjes pone cara de póker. Tranquilos, chicos, grita desde la banda, en la ronda anterior eliminamos al Racing de Esparta por 300 a cero, y estos no son mejores que los de Leónidas. Jerjes le hace la peineta a Temístocles. Pero el griego, ajeno a provocaciones, sigue a lo suyo. Roba el esférico, lo envía a Euribíades, éste corre la banda, triangula, centra por alto y, aprovechando que los de Jerjes no saltan para no despeinarse el tupé, el delantero griego anota de nuevo. Los griegos se vienen arriba. La defensa persa es un coladero. Temístocles dribla a un rival, a dos, echa el balón a la cazuela y Euribíades remata de chilena.  Golazo. Fin del partido. Tremendo resultado final de 200 a 40 a favor de los griegos. Jerjes mete el dedo en el ojo de un juez de línea. Recurre el partido. Afirma que el estadio es un lodazal, que el público arroja objetos al campo y grita palabras racistas a los jugadores. Cosas así hace constar en el acta. Y los de la FIFA, que siempre se ponen a favor del espectáculo, ordenan un nuevo partido. Esta vez en Platea, donde los griegos, que le han cogido las vueltas al rival, propinan a Jerjes otra soberana paliza. El torneo es, ahora sí, definitivamente para Grecia.

Desde entonces, Jerjes renunció a los partidos internacionales y se jubiló compitiendo en asequibles liguillas caseras.  Aquel partido de Salamina se jugó tal día como hoy de un 480 a. C. En cierto sentido, amigo mío, usted y yo somos como somos gracias a aquellos canteranos que defendieron los colores de su camiseta como campeones de la democracia, es decir, del mundo libre. De haber triunfado Jerjes, ni Sócrates ni Aristóteles habría habido en el mundo. Incluso puede que hoy Europa fuera un puñado de países desunidos en norte y sur por distintos grados de riqueza, donde las monarquías tendrían actual sentido, donde la superstición y las religiones estarían a codo con las ciencias y el progreso social quedaría al alcance exclusivo de las clases privilegiadas. Y eso sí que no. Los descendientes de Temístocles no lo habríamos consentido. Sería como si los Mourinhos y Jerjes se salieran siempre con la suya. 
Artículo publicado e2500 años después de la Batalla de Salamina en el diario HOY
Publicado el
@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE