ELOGIO DE LA COMPASIÓN

Con los primeros vientos de la tarde, el suelo de la calle se ha llenado de hojas muertas. Lo de muertas lo pone uno aquí por dárselas de romántico porque la verdad es que es ahora cuando se diría que tienen vida propia. Son hojas asamblearias que han hecho cónclave a los pies de la acera y, después de unos instantes de parlamento en remolino, han emprendido una marcha ruidosa y unánime calle abajo. A saber a dónde van y con qué propósito. Estoy tentado de seguirlas. Luego caigo en la cuenta de que el color es suyo y el ruido y el número, pero la voluntad es del viento, que es invisible.  Y ni siquiera es vegetal. Paso. Estoy aburrido de tantas manos invisibles. Mejor sigo mi propio camino.
Lo malo es que en mi camino me acabo cruzando con un amigo que trae una triste historia entre los brazos. Ha recogido de un contenedor de basura un cachorro de perro bodeguero y no sabe bien qué hacer con él, si adoptarlo o llevarlo a la perrera. Curiosamente, esa misma mañana la Asociación Cacereña para la Protección y Defensa de los animales lanzó un grito de socorro para ayudar a once perrillos que alguien abandonó a su suerte en un pueblo al norte de Cáceres.  Si por mi hija fuera los adoptaríamos a todos, pero estamos de acuerdo en que el problema no radica en nuestra capacidad de adopción, que es muy limitada, sino en la crueldad de algunos hombres, que no tiene límites.
Si no tienes compasión por una criatura que no roba ni insulta ni miente ni engaña, cómo vas a tenerla por alguien que compite por tu tierra y que presume de que su Dios mea más largo que el tuyo. Ningún perro verás a lo Pujol, alardeando de San Bernardo siendo chihuahua o ratonero. La patria de un perro es la lealtad como la de los hombres es la ceguera. Herman Hesse, que hoy cumple sus primeros ciento treinta y siete años de eternidad, escribió en alguna parte que lo del patriotismo está muy bien, pero que está mejor sentirse humano, y cuando ambas cosas entran en conflicto lo prudente es darle la razón al ser humano.

Lo que olvidó contar Herman Hesse es que la palabra humano está muy sobrevalorada, y que en ella lo mismo cabe un santo que un hijo de la grandísima. Humanos son esos cuerpos de Gaza o de Ucrania o de cualquier otra parte donde los cadáveres se arremolinan como hojas muertas, y humano es el que rubrica la orden para que eso ocurra y levanta con su firma una ventisca de odio y sangre. El cine nos hizo creer que esos horrores eran cosas que pasaban inevitablemente en otros tiempos y en otros lugares, que para ser malvado había que vestir abrigo largo de cuero negro y hablar idiomas aherrojados, pero la realidad es más simple, la realidad es que todas las guerras y sus atrocidades tienen su germen en los ojos de un tipo que mira de frente a un cachorro, lo arroja a un contenedor de basura y se va a dormir a su casa tan ricamente. 
Publicado en el diario HOY el sábado 2 de Agosto del 2014
Publicado el

3 thoughts on “ELOGIO DE LA COMPASIÓN

  1. Mi abuelo decía que "El que maltrata a un animal no tiene buen natural". ¡Qué vamos a decir de los perros! ¡Esas miradas enternecedoras y mucho más que humanas!

  2. Muy cierto, todo va unido.Precisamente en el trato con los animales se ve con más claridad la forma de ser y de sentir de las personas.Y quien es capaz de abandonar a un perrillo indefenso es capaz de todo.

    Excelente como siempre, Florian.

    Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE