MISERABLES DEL MUNDO, DESUNÍOS

Desigualdad y Derechos Sociales. Así se llama el informe de Cáritas Española para el año 2013. Lo que se dice en ese informe ni es nuevo ni nos pilla por sorpresa, pero sí es revelador: durante la crisis económica, las personas con rentas más bajas han visto caer sus ingresos hasta un 5%, mientras que los de las rentas más altas han aumentado un 7% en el mismo periodo. Los pobres, entre la espada y el amotinamiento; los ricos cada vez más cerca del paraíso. A esto Cáritas le llama “riesgo de fractura de la sociedad española”.

Sólo que yo me pregunto si este riesgo no es ya una realidad y si esta fractura será sólo económica o afectará a algo más grave, más profundo, más humano. No sé. Pero ayer paseaba yo por Cánovas, en pleno corazón de Cáceres, y en menos de doscientos metros tuve que sortear a tres o cuatro hombres pidiendo limosnas.

Tampoco es que esto sea nuevo, lo sé. Lo novedoso era la leyenda con la que encabezan el resumen de sus desgracias, escritas en triste caligrafía sobre un cartón. Soy español. Así empezaban los tres. Luego, claro, entraban al menudeo. Que si estaban enfermos de esto o de aquello. Pero el que un mendigo aporte su nacionalidad para mover a compasión me pareció significativo. O te están advirtiendo de que su miseria es fruto de una fatalidad, como si te dijeran: miradme cómo me veo por ser español, por confiar en el sistema español, abandonado en la cuneta, como un perro. O sencillamente te estén advirtiendo de que su desgracia es auténtica, que no son profesionales de la mendicidad, como ciertos extranjeros. En ambos casos me pareció deplorable. Una especie de segregación entre miserables. 
Me acordé de aquel viejo lema revolucionario, Obreros del mundo, uníos, y de pronto el cartel de estos nuevos pobres se me presentó como la constatación de la victoria definitiva del capitalismo. En realidad, los lomos de las farolas hace tiempo que venían tatuándose con pequeños cartelitos que deberían habernos puesto sobre aviso. Chica española se ofrece para cuidar ancianos. Matrimonio español se ofrece para servicios domésticos. Cosas así. No sé cómo llamarán a esto los de Cáritas. Pero yo lo percibo como una fractura en toda regla.  
Publicado el

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE