AFORISMOS EURÍPIDES III

Manuscrito del Orestes de Eurípides


HELENA 412.C

MENELAO.- Nada puede más que la tremenda necesidad.

MENSAJERO.- Los mejores adivinos son la razón y el sentido común.

CORIFEO.- Nadie alcanzó jamás la dicha actuando injustamente. Es en el recto obrar donde se alberga la única esperanza de salvación.

CORO.- Insensatos, todos aquellos que intentáis lograr la excelencia por medio de la guerra y de la punta de la lanza, con la necia intención de poner fin definitivamente a las fatigas de los mortales. Mientras sean las guerras quienes ejerzan de jueces, jamás la discordia dejará libres las ciudades de los hombres.

TEOCLÍMENO.- Los funerales por los muertos no son nada, solo inútil fatiga.

MENSAJERO.- Para los mortales no hay nada más útil que un moderado escepticismo.



LAS FENICIAS 410 a.C.

YOCASTA.- Es indigno sumarse a las tonterías de los tontos.

POLINICES.- La expresión de la verdad es de naturaleza sencilla y lo legítimo no necesita de complejas explicaciones, pues tiene en sí la justa medida de los hechos. El discurso injusto, en cambio, está enfermo en sí mismo y se ve necesitado de habilidosas medicinas.



ETEOCLES.- Si lo mismo fuese bueno y sabio a la vez para todos, no habría entre los hombres discordia ni disparidad de opiniones. En la actualidad, sin embargo, desde la perspectiva de los mortales, ni la justicia ni la realidad se perciben del mismo modo, excepto a la hora de conferirle un nombre, pero no es la realidad en sí misma.

ETEOCLES.- Es una falta de hombría renunciar a lo que es más por recibir lo que es menos.

YOCASTA.- la equidad trae estabilidad a los hombres. En cambio, lo menor siempre acaba erigiéndose en enemigo de lo mayor y da comienzo a una época de hostilidades.

YOCASTA.-  ¿Qué significa “poseer más”? En realidad, sólo es un nombre. A los hombres templados les basta con lo necesario.

ETEOCLES.- La noche iguala a todos, pero a los audaces los hace valer más.

TIRESIAS.- El mal es más fuerte que el bien.
  
ORESTES 408 a.C.

TINDÁREO.- A ti, Menelao, voy a hacerte sólo esta pregunta. Si a éste, por ejemplo, le diese muerte la mujer con la que comparte la cama, y a su vez el hijo de éste matase a su madre en respuesta por su acción, y luego el hijo que aquél tuviere resolviese un asesinato con un asesinato, ¿hasta cuándo, entonces, se continuaría prolongando el fin de estas desgracias? Bien legislaron a este respecto nuestros padres de antaño: a cualquier individuo que se hallase en situación de cargar con un crimen de sangre no le permitían dirigir la mirada a los ojos de la gente ni salir a su encuentro, sino que dejaban que se purificase mediante el destierro y no lo mataban, pues siempre iría a haber una persona sujeta al asesinato, aquélla que con sus manos se hiciese acreedora de la última mancha.

ORESTES.- A quienes son felices en su matrimonio, la vida es dichosa; pero para quienes no les salió bien la jugada, tanto lo de dentro como lo de puertas para afuera es una desgracia.

ORESTES.- Los amigos deben ayudar a sus amigos en los malos momentos, porque, cuando gracias a los dioses, todo marcha bien, ¿qué necesidad hay de amigos?

MENELAO.- Cuando el pueblo se deja llevar por la ira como un apasionado joven, es lo mismo que intentar sofocar un violento fuego; en cambio, si uno va cediendo ante él con calma y le va dando la razón mientras está en tensión, a la espera del momento oportuno, quizá lleguen a calmarse sus ímpetus.

ORESTES.- Cuando alguien se funde en una unidad con nuestra alma, por más que sea un extraño, es mejor como amigo que miles de parientes.

ORESTES.- No hay nada mejor que un amigo auténtico, ni tan siquiera la riqueza ni el poder.

CORIFEO.- Un hombre con éxito es terrible con quienes atraviesan una mala situación.

LAS BACANTES 409 a.C


CORIFEO.- El fin de las bocas sin freno y de la insensatez sin ley es la desdicha.

DIONISO.- Cualquiera que le diga palabras sabias a un ignorante parecerá que no está en su sano juicio.

IFIGENIA EN ÁULIDE 409 a.C

MENELAO.- A nadie pondría yo de gobernante de un país ni al frente de su ejército por sus muchas muestras de valor. Inteligencia es lo que tiene que tener el general del ejército de una ciudad. Con tal de que resulte tener capacidad de comprender rápidamente las cosas, cualquier hombre sirve para el cargo.radas de todos los mortales.

CORO.- Diferentes son las clases de mortales, y diferentes asimismo sus modos de actuar. Mas lo correctamente noble siempre resulta evidente. La educación disciplina aporta mucho a la virtud.

MENSAJERO.- Las actuaciones de los dioses resultan imprevisibles a ojos de los mortales, pero salvan a quienes aman.

RESO  (atribuida a Eurípides)

HÉCTOR.- No desatiendas lo cercano por atender a lo que está lejos.
Publicado el

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE