CINCO LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

Allegro ma non troppo,
Carlo M. Cipolla
Traducción: María Pons
Tengo la profunda convicción de que siempre que se presente la ocasión de practicar el humorismo es un deber social impedir que tal ocasión se pierda.
Las leyes fundamentales de la estupidez humana
1.       Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.

2.      La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona.

3.      Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.

4.      Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas.

5.     El estúpido es más peligroso que el malvado; por lo tanto, la persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.
Acerca del estúpido y su capacidad de actuación

Todos los seres humanos están incluidos en una de estas cuatro categorías fundamentales: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos.
La persona inteligente sabe que es inteligente. El malvado es consciente de que es un malvado. El incauto está penosamente imbuido del sentido de su propia candidez. Al contrario que todos estos personajes, el estúpido no sabe que es estúpido. Esto contribuye poderosamente a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora.
¿Quiénes son los estúpidos?  Se trata de un grupo no organizado, que no se rige por ninguna ley, que no tiene jefe, ni presidente, ni estatuto, pero que consigue, no obstante, actuar en perfecta sintonía, como si estuviese guiado por una mano invisible, de tal modo que las actividades de cada uno de sus miembros contribuyen poderosamente a reforzar y ampliar la eficacia de la actividad de todos los demás miembros.
Tengo la firme convicción, avalada por años de observación y experimentación, de que los hombres no son iguales, de que algunos son estúpidos y otros no lo son, y de que la diferencia no la determinan fuerzas o factores culturales sino los manejos biogenéticos de una inescrutable Madre Naturaleza. Uno es estúpido del mismo modo que otro tiene el cabello rubio; uno pertenece al grupo de los estúpidos como otro pertenece a un grupo sanguíneo.
Con la sonrisa en los labios, como si hiciese la cosa más natural del mundo, el estúpido aparecerá de improviso para echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida y el trabajo, hacerte perder dinero, tiempo, buen humor, apetito, productividad, y todo esto sin malicia, sin remordimientos y sin razón. Estúpidamente
La capacidad de hacer daño que tiene una persona estúpida depende de dos factores principales. Antes que nada depende del factor genético. El segundo factor que determina el potencial de una persona estúpida procede de la posición de poder o de autoridad que ocupa en la sociedad.
Generalmente, se tiende incluso a creer que una persona estúpida sólo se hace daño a sí misma, pero esto significa que se está confundiendo la estupidez con la candidez.
En la sociedad en declive, los miembros estúpidos de la sociedad se vuelven más activos por la actuación permisiva de los otros miembros.

En un país en decadencia, el porcentaje de individuos estúpidos sigue siendo E (constante invariable a los tiempos, modas, razas, etc.); sin embargo, en el resto de la población se observa, sobre todo entre los individuos que están en el poder, una alarmante proliferación de malvados con un elevado porcentaje de estupidez y, entre los que no están en el poder, un igualmente alarmante crecimiento del número de los incautos. Tal cambio en la composición de la población de los no estúpidos refuerza, inevitablemente, el poder destructivo de la fracción E de los estúpidos, y conduce al país a la ruina.
Publicado el

One thought on “CINCO LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

  1. En la parte final de tu exposición haces referencia a la posibilidad de que haya "malvados con un elevado porcentaje de estupidez". Es lógico que las categorías no sean estancas, de modo que haya incautos bastante estúpidos, e incluso inteligentes con algún conato de estupidez en ciernes. Del mismo modo podría haber, si me apuras, estúpidos que mostraran inteligencia en determinadas ocasiones, o sea que no hicieran el mal de modo gratuito y se comportaran como miembros productivos de la sociedad; o malvados que exhibieran su candidez ante una florecilla silvestre (se me ocurre) y olvidaran por unos instantes su naturaleza depredadora y feroz.

    Por lo demás, muy divertida la entrada, muy instructiva. Yo siempre tengo muy presente esta frase, por si las moscas: el tonto no descansa.

    Un saludo,

    Esteban

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE