CONTANDO ESTRELLAS

A nuestros reyes les quita el sueño el paro juvenil. A lo mejor lo que les inquieta es que a sus nietos les ocurra lo que a ellos, que bien jovencitos tuvieron que venir al extranjero a trabajar en un oficio que no queríamos para nadie. Trabajar cansa, pero cansa más gastar los días y los días escuchando promesas de trabajo. Se conoce que las sociedades, como los planetas, pasan por fases. Y a nosotros nos ha tocado atravesar la cara oculta del estado del bienestar.
Hoy se cumplen 39 años del disco La cara oculta de la luna de Pink Floyd y si hay algo que sigue inmutable, hoy como siempre, es que el mundo baila al ritmo del Money, aunque a la mayoría nos cueste seguirle el compás. Con el pie del salario en el abismo y el de los precios por las nubes, no estamos para bailes.
El que ha bajado de las nubes es el Wise, un telescopio espacial de 300 millones de dólares que a costa de darle vueltas y más vueltas al cielo le ha sacado un álbum de fotos de familia en el que retrata a 500 millones de estrellas y otros parientes celestes sin enumerar. Es decir, que nos ha costado una fortuna averiguar que el Universo es como las redes sociales de Internet, mucha estrella en potencia pero poca vida inteligente. 
A la unidad cultural con la que interactúan los hombres entre sí la llamó el científico Richad Dawkins meme. El objetivo último del Wise y de toda investigación espacial es el intercambio de memes con gente de otras esquinas del universo. Nos salva el no haber dado aún con nadie. Si tuviéramos que explicar a alguien en verdad civilizado nuestro sistema político y económico y el uso que damos a nuestra tecnología nos sonrojaríamos de nuestras muchas memeces y de tan pocas memes. 
Publicado en la contraportada del periódico Extremadura
Publicado el

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE