EL CIRCO

Si usted mete el nombre de George Clarke en Google se encontrará con una historia verdaderamente fascinante. Se trata de un joven restaurador de cine que, analizando con un zoom especial la película El Circo , de Chaplin , ha descubierto, mezclada entre la multitud, a una misteriosa señora de negro, con un gran sombrero ocultándole buena parte del rostro, hablando por un aparato que tiene toda la pinta de ser un teléfono móvil. Nada extraño, si no fuera porque la imagen está tomada a las puertas del Grauman´s Chinese Theatre de Hollywood, en 1928. El restaurador está tan alucinado con este descubrimiento que ya lo llama, sin ambages, la primera constatación de un viaje en el tiempo. 
Yo he visto el video y no sé qué pensar. En estos tiempos tan falsos, igual resulta ser el montaje de unos friquis informáticos que una encubierta campaña de publicidad. Pero me encanta la idea de un futuro donde la gente vaya de crucero por el tiempo con la misma tranquilidad con la que hoy en día visitamos las ruinas del Mediterráneo. Igual a estas horas alguien está pagando para ser testigo de la inauguración de la torre Eiffel, que tuvo lugar un 6 de noviembre de hace muchos años; o por asistir, en un 6 de noviembre más cercano, al primer concierto de los Sex Pistols. Quién sabe. Puede incluso que estén en España, testigos de primera mano de cómo los primitivos hombres del siglo XXI hacían cola ante un anciano de blanco que se decía representante de Dios en la tierra y que siendo cabeza de la secta más ostentosa y clasista del planeta, predicaba la igualdad y la pobreza. No se fie: si caminando por la calle descubre una figura solitaria que ríe pOr lo bajo mientras lee las noticias de la prensa, cuidado: puede ser un turista del futuro.
Publicado el

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE