EL DESPRESTIGIO DEL HÉROE

No es lo mismo protagonista que héroe. Los locutores deportivos y las crónicas de cine nos confunden con esa manía de llamar héroe a cualquier personaje del que se cuenta una historia. Pero todas las historias no son historias heroicas. Por el contrario, en muchas, el protagonista, Dexter, El padrino, lejos de ser un héroe, es un villano.  
Ser protagonista es en cierto modo fácil. Basta que te siga la cámara o que te siga la lengua de un narrador. Ser héroe es otra cosa. En la raíz de la palabra héroe va implícito el sentido de servir y proteger y conlleva una ineludible carga de sacrificio. Si en la aventura que corres no hay nada en juego, no es aventura sino camping. Si existe un peligro, pero sólo para tus intereses personales, tampoco es heroísmo sino biografía. Y si se da el caso de que en tu aventura salen beneficiados unos terceros, pero sin coste alguno por tu parte, es decir, sin sacrificio, tampoco es heroísmo sino carambola.
Un esclarecedor ejemplo. Durante las Olimpiadas del 36 encontramos a Hitler en el claro papel de supervillano. El papel protagonista lo interpreta Jesses Owens, el negro que amargó la vida al villano consiguiendo cuatro medallas de oro. Muchos confunden esta gesta deportiva con un acto heroico  pero, en realidad, el auténtico papel de héroe lo interpretó Luz Long, el soldado alemán que, poniendo en riesgo su vida y sacrificando su futuro como atleta, decidió no obedecer las órdenes de Hitler, ayudando a Owens en pista e incluso felicitándole en lo alto del pódium ante los ojos atónitos de lo más granado del nazismo.  
Lo que pretenden los cuentos populares y el cine moderno de aventuras con estos personajes de villano y de héroe es mostrarnos las cotas a las que puede alzarse o descender nuestra naturaleza. Pero tanto uno como otro son dos extremos. Lo normal, en los cuentos como en la vida real, es el personaje que ni fu ni fa, el que pasa de aventuras, el que no conoce mayor hazaña que vivir su vida sin dañar ni ser dañado.
Y luego están los que sin tener el don de la heroicidad ni el coraje suficiente para ser un villano manifiesto aprovechan la ausencia del héroe o la debilidad de las víctimas para hacerse pasar por lo que no son. El falso héroe.  Raramente pone en peligro mortal a las víctimas, pero es un personaje tan peligroso como el mismo villano ya que, tarde o temprano, acaba descubriéndose su falsedad, siembra el desánimo entre la gente que confió en él y acarrea desprestigio a la figura del héroe. Es ese personaje que alardea de ser el héroe más honrado y austero, el que presume de rescatar a la princesa por el honorario más bajo, el que dice viajar en borrico viajando en realidad en corcel de lujo, el que asegura que para calmar al dragón hay que hacer un sacrificio colectivo, confundiendo colectivo con la segunda persona del plural y las arcas públicas con la cueva de Alí Babá. Suele ser un soberbio que ni siquiera es consciente del terrible daño que hace a la comunidad.   Por eso es tan peligroso.
Publicado en el diario HOY el sábado 22 de noviembre del 2014
Publicado el

2 thoughts on “EL DESPRESTIGIO DEL HÉROE

  1. Pues, independieentemente de que, como siempre me encanta leerte, me atrevería a señalar al villano de moda y que quiere pasar como héroe. Pero de la misma manera que tú no mencionas su nombre, yo tampoco voy a hacerlo por aquello de: al buen entendedor…con pocas palabras basta. Saludos.

  2. En la vida real, hay muchos villanos creyéndose héroes en su vida personal. Aquellos que se quejan de su infelicidad, de la falta y ausencía de amor y de cariño de su pareja. De la muerte de sentimientos que ya no pueden revivír. De dar por perdído el mayor deséo del amor. De vivír una rutína insoportable. De no tolerárse.
    Son héroes por seguir vivíendo una grán mentíra e hipocresía? Por guardar las apariéncias, por el qué dirán! Son héroes por renunciar a vivir con amor sincero? Por no alterar la vída egoista de quienes le han convencido y manipúlado para que cambién hasta sus propíos sentimiéntos? Por seguir a toda costa, manteniéndo ésa ideal y convencional familía?
    No son héroes, sino villános, son cobardes, tiénen miédo, prefieren seguír así vivíendo. Son incapaces de renunciar a todas sus pertenéncías, comodídades acumuládas, conseguidas con tánto esfuerzo, a lo largo de muchos días, de muchos años.
    Son villanos porque siguen mintiéndo, en su fuéro intérno, siguen soñándo, anelándo a ése amor al que renunciáron.

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE