EL SEXO DE LOS PAPELES

Que cada cual sea libre para elegir su propio papel, que con eso ya bastante papelón tenemos.

A mí el matrimonio homosexual me parece un atraso. Y el heterosexual también. Quiero decir que cabía esperar a estas alturas de milenio que la gente viviera cómo y con quien le viniese en gana sin tener que lidiar con el fastidio del papeleo. Porque dirán lo que quieran, pero el matrimonio es la unión íntima de dos voluntades o no es nada, por mucho papel que firmes y por mucho Vitorio y Lucchino que te marques para la ocasión. 
Ahora bien, como no vivimos en el mejor de los mundos posibles sino que la gente seguimos necesitando formalizar herencias, cumplimentar impresos con los que te reconozcan el derecho a indemnizaciones en caso de accidente de tu pareja y rellenar documentos para que no te escamoteen la pensión de viudedad, y así hasta el infinito y más allá, pues no nos queda sino abrazar al matrimonio como la vía más rápida de satisfacer todos estos formalismos. Es decir, que al amor se llega por un pálpito y al matrimonio por un papel. 
Y como los papeles no entienden de sexo, no tiene sentido que nos empeñemos en ser más torpes que un papel, hurgando en voluntades ajenas. Si fulanito decidió unirse a alguien de su mismo sexo o del sexo contrario es cosa suya y solo suya. Bastante duro es ya ir envejeciendo y mirar cómo a tu lado se marchita , tan callando, la persona amada, bastante dura es ya la convivencia diaria y el habituarse a las propias y a las ajenas mezquindades de la vida en común como para añadirle la superstición de la  ortodoxia de los sexos. 
Convivir es un ejercicio de templanza en donde la condición sexual de los dolientes es lo de menos, pura anécdota. Dicen que con el nuevo gobierno el matrimonio entre iguales está en peligro: eso sí que sería un atraso, una vuelta atrás, un perder los papeles del progreso.  
Publicado en la contraportada del Periódico Extremadura
Publicado el

4 thoughts on “EL SEXO DE LOS PAPELES

  1. Me ha gustado mucho tu reflexión, y es que quieren equiparar el matrimonio civil y todos sus derechos legales al matrimonio eclesiástico y no tienen, ni por asomo, nada que ver, únicamente el nombre. Quizás lo que haya que cambiar es el nombre del matrimonio eclesiástico para equipararlo a lo que obviamente es, un acto religioso que nada tiene que ver con la ley de nuestro supuestamente laico país..

  2. O los papeles del SEXO… cada cual tiene la "Libertad" de decir o no decir…
    Pero si es verdad que no solemos ponernos en la piel de quienes no tienen esa libertad, pese a que dicen que hay esa libertad ¡de papel!

  3. El señor Benedicto XVI, ha dicho qeu la pederastia era algo normal, hace unos años…
    Resulta curioso que esto ni antes ni depués no llegua a calar en la población como lo que es un asesinato de aquell*s menores.
    Puesto que quienes han sufrido agresión sexual, quedan muertos para una relación "normal de pareja" y para tener una relación de amistad sana, puesto que las agresiones sexuales son en este hámbito: familiar, amistad
    Carmen H.R
    Y un disfrute sano de su Sexualidad fuese o sea la que se,

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE