ENTRE LO MEDIOCRE Y EL TALENTO

Algún dios dictó una orden de alejamiento entre el dinero y yo que trato de incumplir cada mañana. Lo he intentado todo, incluso por el infecundo método del trabajo. Y que si quieres arroz, Catalina. La plata se aleja de mí con el espanto que un afiliado del PP se aleja ahora del joven Nicolás. Allá ella. No lo sabrá nunca, pero yo le habría sido un marido cariñoso. Y fiel. Amaría  el sonido cantante y sonante de su voz, jamás se la pegaría con una tarjeta de crédito, por muy black que se pusiera. Pero el dinero no atiende a razones, como la señora esa de las sombras de Grey, prefiere a quien lo encadena y lo maltrata.
Y el dinero ni siquiera encabeza la lista de mis preferencias. Más envidio una cucharada de talento que un bolsillo a rebosar de euros. Pero con el talento pasa como con la plata. Lo tiene quien lo tiene, no el que lo busca.  
Que yo sepa, solo he tenido en mi vida un talento especial. De niño era el Butragueño de la melancolía, el Induráin de las quimeras. El Nadal del embeleso. Era lo que se dice un niño raro. Como con añoranzas de algo no vivido, usted ya entiende. Lo achaco a que nací el mismo año en que The Beatles sacaron su primer disco. Siempre tuve la sospecha de que el día de mi bautizo, cuando cayó el agua bautismal sobre la pila, en mi cabeza no sonó a glú-glú sino a Love me do y a Twist and Shout. Pero en Extremadura  estaban más por Machín y Marchena que por Lennon y McCartney. En vez de hippie, bolero y sombrero cordobés. Cómo no sentir melancolía cuando abres los ojos al mundo y donde esperabas encontrar un siglo XX te encuentras un XIX con más salud que un abuelo con herencia. Si fuera verdad eso que dice Aznar de que la hiperregulación contra la corrupción puede apartar a la gente inteligente de la política, entonces habría que pensar que hemos estado hiperregulados desde que se murió Viriato.  
Cuando descubrí a The Beatles mi melancolía se disipó. Refugiado en sus canciones podía disfrazarme de muchacho normal y salir a la calle a  hablar de coches, de fútbol, comprarme zapatos de cordel y jerséis de Lacoste y pantalones chinos con total disimulo. La voz de Lennon era un chaleco antibalas. Hermano mayor, amigo a las sueltas y a las agarradas, nunca escaqueó su ayuda. Ni siquiera cuando le mataron. Aún hoy,  a treinta y cuatro años de que un imbécil le pegara un tiro, cuando le necesito, acude como si tal cosa. Es lo que tienen los tipos con talento, que van a lo suyo y ni se enteran de que están muertos. Nada simboliza tan certeramente el triunfo del mediocre sobre el talento como aquel disparo. Basta con poner la televisión unos minutos. Y no es solo en España. Europa entera parece sentir vértigo a meterse en el siglo XXI. Ahora que empezábamos nosotros a pillar el paso.
Una de las canciones de Lennon dice  Nothing’s gonna change my world. Nada cambiará mi mundo. Se equivocaba. Todo cambia,  usted y yo cambiamos, el mundo va cambiando en lucha entre lo mediocre y el talento. Lo que parece no cambiar nunca es el dinero, que siempre se arrima a los mismos.
Publicado en el diario HOY el sábado 6 de diciembre del 2014

Publicado el

One thought on “ENTRE LO MEDIOCRE Y EL TALENTO

  1. Cuánta razón te sobra!!
    Me encanta tu expresión " infecundo método del trabajo" por ése método lo inténtamos muchos, y muchos somos, los que tenemos la misma desolada impotencía.
    Inténtalo con la docéncia, ser funcionário también tiene sus ventajas.
    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE