LAS BRUGAS DE ZUGARRAMURDI

Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia.
Nunca agradeceremos lo suficiente el esfuerzo de esos jóvenes directores de cine por sacar a la comedia española de los tópicos a los que parecíamos condenados a perpetuidad. El cateto de pueblo, el marica mariposón y travestido, el viejo verde, la chacha manirrota, la vieja frívola y avariciosa, el mozo salido. Carne caduca que ya sólo hacía gracia como arqueología. No hay duda de que Alex de la Iglesia es parte responsable de esta renovación de la comedia. Pero no precisamente en Las brujas de Zugarramurdi, donde todos los fantasmas del pasado renacen y toman carne en esta película que tiene unos primeros diez minutos espectaculares y prometedores, pero que declina hasta convertirse en un muestrario de tópicos hechos fotogramas.
La escena inicial en la que los hombres estatua llevan a cabo un atraco de lo más chapuza es muy ocurrente y está grabada con mucho ritmo y derroche de medios, pero tengo la impresión de que tampoco es original. Me suena al atraco de El mundo es nuestro, de Alfonso Sánchez, sólo que en esta última hay menos recursos pero más gracia, más ironía, más trastienda. Y eso es justo lo que echo en falta en Las brujas de Alex de la Iglesia, trasfondo, rebotica. La película nunca rompe la barrera del cuento infantil y plano, sin tensión, sin mordacidad, sin crítica ni ironía, apenas salpicado allá y acá de algún que otro chiste gracioso, pero sin pellizco. Lo que viene siendo un cuento sosillo; pero, eso sí, interpretado por grandes actores. Muy acertado, por ejemplo, Mario Casas en su papel de poligonero sin neuronas. El papel de Santiago Segura, una vez más en faldas y con las uñas lacadas, confirma la sensación de que estamos ante una película de talonario fresco pero de ideas rancias.
En la sala hay mucha gente que se ríe. El humor es una cosa rara. Cada uno lo entiende a su manera. Yo, con todos mis respectos para el director, agradezco su esfuerzo por hacerme pasar un rato distendido, pero regreso a casa con la sensación de que esta película se queda sosa como comedia, poco original como parodia, coja de argumento y manca de tensión. Por lo demás, todo estupendo.
Publicado el

2 thoughts on “LAS BRUGAS DE ZUGARRAMURDI

  1. El cine español, ya hace tiempo que está carente de ideas y de ingenio. Películas muy malas, la nueva generación de actores que no saben pronunciar, no tienen dicción. Los directores usando los mismos tópicos de la España casposa e inculta, la guerra civil hasta la saciedad. Cine español reflejo total de la sociedad que tenemos. Esto es lo que hay.

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE