MEDIDAS DE VANGUARDIA

El próximo jueves se reúne Rajoy con Merkel y Sarkozy y ya han transcendido algunas de sus revolucionarias propuestas para revitalizar la economía española, la europea y quizá la del mundo mundial. La medida estrella es nombrar ministro de finanzas a Chuck Norris, lo cual tiene su lógica: los anteriores, mamporristas aficionados, gobernaron con el culo, legislaron con las uñas, trataron la confianza de los ciudadanos a puntapiés, y no han conseguido más que poner Europa patas arriba. Por eso, ya puestos, lo mejor es darle el mando de la economía nacional a un profesional de las hostias. Amén de aseguramos unos ahorros en guardaespaldas, se acabaron las discrepancias en los congresos, que a ver quién es el guapo que critica unos presupuestos a Chuck Norris.
La segunda estrategia, pero no menos vanguardista, consiste en colocar a Bebe como portavoz de Gobierno. Hay quien dice que esta medida es innecesaria, que para colocarse ella sola se basta y se sobra. A mí, sin embargo, me parecería bien. Primero porque ni Zapatero ni Rajoy ni el mismo Urdangarín han conseguido que los periodistas se olviden de la crisis. Nadie, salvo Bebe. Eso ya es mérito. Y, quieras que no, las neuronas lo agradecen. En segundo lugar, porque, siendo ella ministra, a aquellos que no cayeran seducidos por el brillo de su oratoria y persistieran en hozar en lo de la crisis, les amenazaría con enseñarles las bragas y después les mandaba a que les follara un pez, revitalizando de este modo el mercado de las bragas y el de las piscifactorías, que falta va haciendo. Además, seguro que esta medida alegraba la vida sexual de los periodistas, que andan los pobres la mar de tristes, nadado siempre entre augurios nefastos.
Y es que, en habiendo ganas, todo son soluciones. 
Contraportada del periódico Extremadura
Publicado el
@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE