MISTERIOS DEL FESTIVAL

Esta semana se celebra en Cáceres un interesante congreso de sindonología
 En un espectáculo del pasado Festival de Mérida, de 1300 espectadores, 1200 entraron con invitaciones, es decir, por la cara, y 100 pagando, es decir, por despiste o porque debían ser de fuera. Aquí, si te enteras de un familiar que va a los espectáculos pagando le retiras la palabra, por pringao. De modo que muy crudo lo va a tener la Portillo si lo que persigue es la rentabilidad. 
Este es un pueblo de arraigadas tradiciones y la más arraigada de todas es la de no pagar en los espectáculos, y luego ponerlos a caer de un burro. Yo sé de lo que hablo porque hubo un tiempo, ya lejano, en que practiqué ese deporte de alto riesgo que es la producción artística, del cual aprendí un par de dolorosas lecciones. Una, que la Consejería de Cultura, las concejalías de Cultura, y todos los demás sintagmas que la Administración hacía acabar en cultura, eran una maquinaria con un solo propósito, a saber, que el consejero, el concejal y su amplísimo círculo de allegados quedasen bien con la tita, la prima, la mujer, los niños, los sobrinos y hasta con esa prima monja que siempre tuvo ilusión por venir al pueblo a oír cantar a la Pantoja. 

La otra cosa que aprendí fue a contener la risa mientras el concejal de turno decía eso de que a los espectáculos se les pierde dinero porque la cultura es cara. La cultura lo que es es un chollo. Y un misterio. Por eso, en vez de a una auditoría, lo suyo es que Blanca Portillo entregue las cuentas del Festival a esos sabios que celebrarán esta semana en Cáceres un congreso de sindonología, que es la ciencia que estudia los misterios de la Sábana Santa. Después de todo, también al Festival todos los años lo traicionan, todos los años lo desangran, todos los años lo crucifican, y todos los años nos salva. 
Publicado en la contraportada del periódico Extremadura
Publicado el

One thought on “MISTERIOS DEL FESTIVAL

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE