PARAISO AHORA

Las películas de apocalipsis están de moda. Cuando no son extraterrestres, son zombis. El caso es pintar un mundo que se va a hacer puñetas y donde sólo sobrevive un puñado de occidentales lamentándose del paraíso perdido. El punto está en que sean occidentales. Supongo que porque duele más. Porque nadie en su sano juicio elegiría otra época que no fuera ésta ni otro lugar que no sea occidente. Aquí y ahora la vida vale más, el otro significa algo, y el futuro tiene más sentido de lo que lo tuvo jamás en ninguna parte ni para ninguna otra generación. Y, sin embargo, malgastamos la ventaja.

El llamado grupo BRICS es la confirmación de esta realidad. Países emergentes que se alían buscando alternativas a nuestro sistema económico y a nuestra cultura. Extraterrestres que vienen con un nuevo plan de vida bajo el brazo. Solo que no sé yo si el futuro que proponga China, la India, África o Rusia significará precisamente una mejora.

Lo que me lleva a pensar en ese documental en el que unos científicos conmemoran la llegada a la luna de la primera nave no tripulada. Milagro de la inteligencia diríamos si no fuera porque aquellos jóvenes talentosos estaban ahora tan viejos que cuando querían señalar a la luna no atinaban ni a controlar el temblor de su propio dedo. Como a los yogures de antes de Cañete, se les pasó la fecha. Cualquiera con algo de sentido común se preguntaría si no habría sido más inteligente usar tanto talento en remediar la vejez, qué sé yo, el hambre, antes que en jugar a la Guerra de las Galaxias. En esto ha dilapidado occidente su talento. En quincallería. Entre religión y economía de monopoly han puesto la vida por las nubes. Luego, claro, llegan los zombis y nos pillan desprevenidos. A unos gritando auxilio  y, a otros, al  cielo con ella


                                                                         Publicado en El periódico Extremadura el sábado 6 de marzo de 2013


Publicado el
@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE