SELFIES, BARREÑOS Y OTRAS ORIGINALIDADES

No sé si soportaré un video más de alguien arrojándose un cubo de agua en la cabeza. Si no toman las autoridades cartas en el asunto, al menos deberían hacerlo los fabricantes de barreños. Hay gente como yo mismo que le está cogiendo tal manía a la broma que nos sale urticaria con solo ver un balde, que es que veo una cubeta de La Sureña y me dan ganas de echarle los seis quintos por encima a alguien, sin quitarles la chapa ni nada.
 Ya sé que la intención es noble, que es una forma original de recaudar fondos para una buena causa. Pero precisamente lo que la mata y la invalida es lo original. Estoy convencido de que Dios nos echó del paraíso no por el pecado original sino por pecar de originales. Es decir, que esto viene de antiguo. Del Antiguo Testamento. Imagino la cara de Eva la primera vez que su marido se presentó en casa en calzones, preguntándole escandalizada, ¿pero qué es eso con lo que tapas tu aparato reproductor masculino propio de los mamíferos?, a lo que Adán respondería más o menos así: basta de ir en pelota picada como un animal cualquiera, de ahora en adelante seremos originales. Y de ahí a llegar a la moda de los selfies era solo cuestión de tiempo.
Cuesta admitirlo, pero en cada gesto de originalidad hay escondido un grito de socorro. La gente busca ser original porque va a morir, porque va a desaparecer, porque le da pánico ser olvidada y quiere que la recuerden aunque sea por una gilipollez. Antes tonta que olvidada. De eso se trata cuando en las bodas se busca la originalidad en el vestido de la novia, de eso se trata cuando se pretende llegar a la iglesia en un medio de transporte en el que no haya llegado nadie, arrojar al cura en un paracaídas y celebrar el rito en el cielo, o bajo el agua, o en la montaña más alta o en la sima más profunda.
Es una obsesión la de la originalidad que a algunos lleva a la sepultura. Literalmente. El otro día paseando por un cementerio encontré una lápida en la que la última voluntad del fallecido había sido que estamparan en la losa una foto suya abrazado a una sandía gigante. Y ahí están los dos, él sonriendo por la originalidad y la sandía roja por dentro de vergüenza. Ríase usted de ese músico resentido que adjuntó una placa a su tumba con la leyenda: Montoro, cabrón, ahora ven y cobras.

Yo creo que todo lo complicamos demasiado, que querer diferenciarse de los demás ya es en sí mismo como para hacérselo mirar, pero pretender marcar diferencias haciéndote, por ejemplo, mil tatuajes en el cuerpo o un selfie a los pies de un barranco es para que te encierren directamente. Y mira que ser original tampoco es tan difícil. Quieres ser diferente: se amable. Buscas la singularidad: se educado. Pretendes ser interesante: se pacífico. Cuando quieras ser distinto, se silencioso, no molestes, no seas un grano en el culo y ya te habrás distinguido de más de la mitad de la humanidad. Si quieres que te recuerden, se generoso, regálate en cada acto.  Y si lo que pretendes es colaborar en algo benéfico, abre el monedero y cierra el grifo. Y deja en paz el puñetero barreño.
Publicado en el diario HOY el sábado 30 agosto del 2014
Publicado el

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE