Y TÚ A QUIÉN METES EN TU CAMA

Me gusta esta muchacha que lee ensimismada en el metro. Ya me gustó cuando la creí emboscada entre su libro y su silencio, pero es que la he visto ceder su asiento a esa señora y se ha ganado mi corazón. Mucho más cuando luego prosigue su lectura recostada contra la pared, como si nada, como si su gesto no tuviera el valor de un símbolo, ajena a que, en realidad, es el símbolo lo que importa. Los símbolos definen a las personas, y a las civilizaciones.
Hoy es el cumpleaños de Rocco Siffredi. Si en Europa fuéramos coherentes, un día del año llevaría su nombre. Después de todo, Siffredi es ese europeo que se ha hecho famoso por darle por culo a la gente, como los del FMI, solo que él tiene la decencia de hacerlo a cara descubierta, y se quita el traje y la corbata para trabajar. En Los Ángeles, por menos, le han dedicado un día a Alejandro Sanz.  Si, en lugar de actor porno, a Siffredi le hubiera dado por la política, estaríamos igual de jodidos, pero no decepcionados. Francia aún se está planteando lo del matrimonio homosexual, y eso es una decepción histórica. Que la pregunta: y tú a quién metes en tu cama, determine los derechos de las personas es como para partirse la caja de risa, si no fuera porque hace tiempo que la caja se fusionó con un banco y entre los dos nos embargaron el sentido del humor.
Europa, no hace tanto, era un muestrario de símbolos que apuntaban a un futuro en colorines. Hay quienes culpan al euro de esta grisura actual. Yo creo que han sido los arribistas y los mediocres disfrazados de políticos. Ellos se han cargado el chiringuito. No digo que el daño sea irreparable, pero vamos a necesitar años. Más años, otros símbolos, nuevas preguntas que no tengan nada que ver con la cama. Y más gente emboscada entre un libro, el silencio y un gesto. 
Publicado el

One thought on “Y TÚ A QUIÉN METES EN TU CAMA

Deja un comentario

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE