APUNTE DEL NATURAL

                                                         
   Día siguiente al desastre de la Armada Invencible.
Apoltronado en su trono el del rey de Inglaterra saborea una taza de té y medita:
.- Dios luchó de nuestro bando.

Apoltronado en su trono el rey de España, ante una taza de té que apenas toca, se dice:
.- El Diablo estaba de su parte.

Hundida sobre una silla de anea, en una cabaña en cualquier pueblo inglés o español, una mujer, ante el cadáver del hijo muerto en la batalla, se lamenta:
.- Dios me ha abandonado.
Publicado el

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@ Quédese con el cambio 2018
CLOSE
CLOSE